Portada Conócenos Marco Legal Ley de Libro y Bibliotecas
1.3.3 Ley del Libro y Biblioteca
JURíDICO
07/10/2012BN PHU

Ley No. 502-08 del Libro y Bibliotecas. Publicada en G. O. No. 10502 del 30 de diciembre de 2008.

EL CONGRESO NACIONAL En Nombre de la República

Ley No. 502-08

CONSIDERANDO PRIMERO: Que el Artículo 8, Numeral 6, de la Constitución de la República Dominicana establece que toda persona podrá, sin sujeción a censura previa, emitir libremente su pensamiento mediante palabras escritas o por cualquier otro medio de expresión, gráfico u oral;

CONSIDERANDO SEGUNDO: Que el Artículo 8, Numeral 16, de la Constitución de la República Dominicana establece que el Estado procurará la más amplia difusión de la ciencia y la cultura, facilitando de manera adecuada que todas las personas se beneficien con los resultados del progreso científico y moral;

CONSIDERANDO TERCERO: Que la Ley 41-00 del 28 de junio del año 2000 otorga  a la Secretaría de Estado de Cultura la capacidad legítima para ejecutar y poner en marcha las políticas, planes, programas y proyectos de desarrollo cultural, así como el enlace con las instituciones públicas y privadas, tanto a nivel nacional como internacional;

CONSIDERANDO CUARTO: Que el Artículo 58 de la Ley 41-00 del 28 de Junio del año 2000 dispone que la Secretaría de Estado de Cultura, en consulta con los organismos pertinentes, haga los estudios necesarios para proponer una política integral de incentivos fiscales, de mecenazgo y de exoneración de impuestos en materia de cultura;

CONSIDERANDO  QUINTO:  Que  la  cultura  y  la  educación  ocupan  un  espacio estratégico en la conformación de la nación, en la consecución de un desarrollo auténticamente  humano  y  en  la  búsqueda  de  integración  social  de  la  República Dominicana, y de nuestro país con  el desarrollo y la cultura universal;

CONSIDERANDO SEXTO: Que el proceso de relacionar o vincular al libro y al lector implica un contexto económico, industrial y social que pasa por un conjunto de etapas relativas a la creación literaria, la gestión editorial, las actividades industriales de impresión y fabricación de libros y productos editoriales, las operaciones comerciales de distribución y venta, los procesos de catalogación, clasificación y gestión a cargo de bibliotecas, centros de documentación y servicios de información, y que culmina con el lector a quien debe facilitarse su acceso democrático y utilitario a la lectura a través de las medidas de promoción e intervención necesarias;

CONSIDERANDO SÉPTIMO: Que en base a la educación, la cultura, la ciencia y la tecnología deben promoverse políticas nacionales en materia de desarrollo de la industria editorial, así como de libre y democrática circulación del libro y de acercamiento de la colectividad al saber, a la expresión y al diálogo a través de la lectura;

CONSIDERANDO OCTAVO: Que compete al Estado articular la estructura de intereses y dinámicas internas entre los diversos agentes que participan de ese proceso de creación y consumo implícitos en el contexto del fomento del libro y la lectura, con base en iniciativas particulares sectoriales y en medidas o acciones públicas que promuevan un   equilibrio entre  la  oferta,  la  demanda  y  el  consumo  editorial  y,  en  general,  la  lectura  como instrumento esencial para garantizar la inclusión social y el desarrollo económico y social del país;

CONSIDERANDO NOVENO: Que la industria cultural de la edición de libros tiene el efecto de preservar y potenciar la identidad cultural de los pueblos, por una parte, y de influir en el crecimiento económico de los países a través de la movilización de procesos industriales y comerciales.

VISTA: La Constitución de la República Dominicana;

VISTA: La Ley No.11-92, del 16 de mayo de 1992, que estableció el Código Tributario;

VISTA: La Ley No.41-00, del 28 de junio de 2000, que crea la Secretaría de Estado de Cultura, así como las demás normas vigentes en materia de patrimonio cultural de la Nación y de las dependencias que hacen parte de la Secretaría de Estado de Cultura.

VISTA: La Ley No.65-00 sobre Derecho de Autor, del 21 de agosto de 2000;

HA DADO LA SIGUIENTE LEY: CAPÍTULO I
De los Términos y Definiciones

Artículo 1. Utilización de los Términos y Definiciones. Los términos utilizados en esta ley son entendidos en su sentido expresado o, en caso de duda, en el sentido de aceptación internacional de acuerdo con las previsiones incluidas en tratados internacionales sobre la materia en vigor para el país; por lo que para los efectos previstos en esta ley se adoptan las siguientes definiciones:

a. Acervo, Acervo Documental, o Fondo Bibliográfico. Conjunto de materiales, libros, folletos, publicaciones y en general documentos  en todo soporte de información, que hacen parte de una biblioteca, centro de documentación o servicio de información.

b. Actividad Editorial. Conjunto de operaciones a cargo de la industria editorial que permiten el proceso de fijación de la obra o creación intelectual en un soporte material, o su almacenamiento por medios electrónicos, con la finalidad de divulgarla. Comprende lasfases de edición, producción, distribución y comercialización en librerías o por medios electrónicos.

c. Actividades de Impresión. Actividades de reproducción gráfica del libro o productos editoriales afines, mediante los procesos propios de la industria gráfica.

d. Actores o Sectores Editoriales. Cualquiera de las actividades antes descritas.

e. Autor. Quien tiene tal calidad de acuerdo con la definición dada en la Ley No.65-00 del
21 de agosto del 2000 o las que la modifiquen, sobre Derecho de Autor en la República
Dominicana.

f. Biblioteca. Organización social con vocación de servicio público, cuyas funciones esenciales están dirigidas a  preservar, organizar y poner a disposición de la comunidad de usuarios, acervos documentales en diferentes soportes, para satisfacer   necesidades de investigación, educación, información, cultura y de empleo del tiempo libre de las personas, a través de servicios, procesos y recursos idóneos para el cabal  cumplimiento de su misión.

g. Distribuidor. Persona física o jurídica que se dedica a la comercialización de libros o productos editoriales afines al por mayor.

h. Dotación Bibliotecaria. Conjunto de elementos necesarios para la prestación de los servicios bibliotecarios. Se incluyen los acervos documentales en diferentes soportes y formatos, así como equipos y cualquier otro bien necesario para su conservación, comunicación y puesta en servicio.

i.  Editorial  Dominicana  o  Empresa  Editorial.  Empresa  constituida  como  persona jurídica,  dedicada a la actividad editorial que tiene para el efecto asiento de negocios o establecimiento de comercio en territorio dominicano.

j. Editor. La persona física o jurídica responsable de la publicación y edición de un libro y que realiza, directamente o por encargo de terceros, los procesos necesarios para su producción y publicación, sin perjuicio de las definiciones previstas en las normas sobre la materia; todo esto en consonancia con la definición establecida en el Numeral 8, Artículo
16 de la Ley 65-00 del 21 de agosto del 2000 sobre Derecho de Autor.

k. Industria Editorial. Sector editorial y librero, encargado de la transformación de obras científicas y literarias en libros o productos editoriales afines, que se ponen a disposición del público por cualquier medio conocido o por conocerse. Comprende, en forma concatenada, a agentes literarios, editores, distribuidores y libreros, así como la industria gráfica.

l.  Industria  y  Actividades  Gráficas.  Sector  encargado  de  los  procesos  industriales mediante los cuales se ilustra el libro impreso o productos editoriales afines en soporte material.

m. Infraestructura Bibliotecaria. Espacio diseñado de conformidad con las especificaciones técnicas requeridas para la realización de las funciones, los procesos y los servicios bibliotecarios dirigidos a garantizar acceso y disponibilidad de información, en el marco de las normas nacionales e internacionales de la bibliotecología y la ciencia de la información. Comprende edificaciones y cualquier otro tipo de espacio.

n. International Standard Book Number -ISBN-. Código empleado para normalizar internacionalmente el registro y la identificación del libro y los productos editoriales afines, para facilitar su circulación.

ñ. International Standard Serial Number -ISSN-. Código empleado para normalizar internacionalmente el registro y la identificación de las publicaciones seriadas o periódicas.

o. Libros. Los editados, producidos e impresos en base papel o publicados en cualquier otro medio tecnológico.

p.  Libro  Dominicano:  El  libro  editado,  impreso  o  fijado  en  cualquier  soporte    en
República Dominicana, de autor nacional o extranjero.

q. Librero. Persona física o jurídica que posee un establecimiento o actividad comercial, que se dedica a la venta y comercialización de libros o productos editoriales afines de carácter científico o cultural al detalle.

r. Patrimonio Bibliográfico. Conjunto de acervos bibliográficos, dotaciones bibliográficas o infraestructuras bibliográficas que se consideran herencia y memoria común de un grupo social.

s. Personal Bibliotecario. Personas vinculadas a una biblioteca en razón de su formación, quehacer y experiencia específica en el tipo de actividades que desarrollan.

t. Servicios Bibliotecarios. Actividades diseñadas y desarrolladas para satisfacer, con estándares de calidad y oportunidad, los requerimientos de acceso y disponibilidad de información a través de bibliotecas, centros de documentación y servicios de información. Entre otros, se consideran servicios bibliotecarios la referencia, consulta, préstamo a domicilio, préstamo interbibliotecario, actividades de extensión cultural y bibliotecaria, divulgación y diseminación de información.

u. Productos Editoriales Afines al Libro: Son productos editoriales afines al libro las revistas, folletos, seriados o publicaciones de carácter científico o cultural. En cuanto esta ley  haga  mención  a  productos  editoriales  afines,  se  entenderá  referida  a  los  aquí enunciados, en base de papel o en otro medio tecnológico.

Artículo 2. No se Consideran Libros ni Productos Editoriales Afines. Los horóscopos, fotonovelas, modas, publicaciones pornográficas, tiras cómicas o historietas gráficas y juegos de azar, así como los  catálogos informativos y comerciales, no se consideran libros ni productos editoriales afines de carácter científico y cultural.

CAPITULO II

Del Objeto y Fines Generales

Articulo 3. Objeto. Esta ley tiene por objeto:

a)         Establecer normas y principios dirigidos a fomentar las bases de una política integral y sostenible que conduzca a democratizar en la República Dominicana  la lectura y el acceso al libro;

b)         Lograr un desarrollo armónico de la industria editorial dominicana en sus diversos sectores y procesos;

c)         Estructurar un Sistema Nacional de Bibliotecas, como medios necesarios para el desarrollo social, educativo, cultural, científico, tecnológico y económico de la nación y para su integración con el mundo.

Artículo 4. Ámbito de Aplicación. Esta ley se aplica en los diversos niveles territoriales y administrativos del Estado, sin perjuicio de lo específico de ella que se refiera a determinados entes, entidades o personas de cualquier naturaleza.

Artículo 5. Declaratorias de Interés Social. Por su vínculo  indisoluble con la educación, la  ciencia, la tecnología, la cultura, el patrimonio cultural y las relaciones sociales y económicas de la nación, se declaran de interés social la política de fomento de la lectura, del Sistema Nacional de Bibliotecas y de la actividad editorial, por lo que son    materias de especial protección mediante los instrumentos determinados en esta ley y en las normas constitucionales, legales y reglamentarias.

Párrafo. El desarrollo del sector editorial, el fomento de la demanda de libros y el crecimiento cualitativo y cuantitativo de los hábitos de lectura, así como el fortalecimiento del Sistema Nacional de Bibliotecas son objetivos prioritarios de la política cultural y educativa del Estado, por lo que reciben tratamiento preferencial en los planes y programas de inversión pública y de desarrollo económico, social y cultural.

Artículo 6. Fines Generales. Los fines generales de la siguiente ley son los siguientes:

a. Garantizar a las personas los derechos de expresión, acceso y   apropiación de la información, el conocimiento, la educación, la ciencia, la tecnología,  la cultura y de los bienes  materiales  e  inmateriales  que  integran  el  patrimonio  cultural  de  la  Nación,  en garantía de sus derechos  fundamentales.

b. Fomentar y proteger la diversidad cultural de la Nación dominicana y su intercambio con la cultura universal;

c. Promover el desarrollo auténticamente humano del pueblo dominicano y el acceso democrático de las personas al libro, la lectura y, en general al conocimiento, mediante instrumentos y políticas que fortalezcan la industria editorial, que permitan la presencia del libro en la sociedad en condiciones de mercado equilibradas con otros bienes de consumo masivo, y que consoliden prácticas, políticas y estrategias nacionales y medios suficientes para la lectura;

d. Incrementar y mejorar la producción editorial nacional con el propósito de satisfacer los requerimientos culturales y educativos del país en condiciones adecuadas de calidad, cantidad, precio y variedad, y promover la presencia del libro dominicano en los mercados nacionales e internacionales;

e. Estimular  la libre circulación del libro, como bien cultural universal.

f.   Preservar,   conservar,   difundir   y   acrecentar   el   patrimonio   intelectual,   literario, bibliográfico y documental de la Nación,  como conjunto de bienes de naturaleza material e inmaterial que integran la diversidad del patrimonio cultural de la comunidad nacional e internacional;

g. Dotar al país de una infraestructura bibliotecaria acorde con las demandas contemporáneas de las prácticas educativas, culturales, científicas y tecnológicas y con la modernización del Estado;

h. Apoyar el desarrollo de una estrategia nacional de fomento y promoción del Sistema
Nacional de Bibliotecas y de producción y acceso al conocimiento y a la información;

i. Promover la creación intelectual de los autores dominicanos y garantizar que sus obras puedan ser difundidas adecuadamente a través de la actividad editorial y de los demás medios conocidos o por conocer;

j. Promover el respeto a  los derechos morales y patrimoniales de los autores y creadores mediante estrategias que promuevan el cumplimiento de la legislación nacional y la aplicación de las convenciones y normas internacionales, y desestimular la piratería.

Artículo 7. Instrumentos de la Acción Pública. Para alcanzar las finalidades y objetivos señalados  en los artículos anteriores, el Estado desarrollará mediante esta ley y a través de las reglamentaciones y políticas necesarias, los siguientes instrumentos:

a. Promoción  del acceso social a la lectura con base en el establecimiento,  ampliación y fomento del Sistema Nacional de Bibliotecas, librerías y puntos de venta de libros y productos  editoriales  afines,  y  del  fomento  de  la  industria  editorial  en  sus  diversos procesos;

b. Articulación de las entidades de la administración pública relacionadas con las materias de que trata esta ley e integración de órganos de coordinación;

c. Adopción de un régimen tributario de incentivo para los actores del proceso de creación intelectual del libro, del proceso editorial y del sector librero, así como para la creación, ampliación y mantenimiento de la infraestructura y dotación de bibliotecas del Sistema
Nacional de Bibliotecas;

d. Adopción de un régimen tributario, arancelario y aduanero que facilite la importación de materias primas, capitales, equipos y servicios de la industria editorial, así como la importación  de  materias  primas,  capitales,  equipos  y  la  contratación  de  servicios  que apoyen la ampliación y mantenimiento de la infraestructura bibliotecaria al servicio de las bibliotecas del Sistema Nacional de Bibliotecas;

e. Adopción de un régimen de incentivo económico a los particulares que apoyen en forma efectiva los propósitos de ampliación y mantenimiento de la infraestructura y dotación bibliotecaria al servicio de las bibliotecas del Sistema Nacional de Biblioteca;

f. Promoción de un modelo crediticio preferencial y de acceso a los mecanismos de impulso a las industrias nacionales para los partícipes del proceso editorial y librero, así como para la ampliación y mantenimiento de la infraestructura  y dotación bibliotecaria al servicio de las bibliotecas del Sistema Nacional de Bibliotecas;

g. Establecimiento de políticas y mecanismos para la capacitación y educación continuada de los trabajadores y agentes del sector editorial, impresor, gráfico, distribuidor y librero instalado en el territorio dominicano;

h. Establecimiento y concertación de medios y políticas que promuevan la participación de la industria editorial nacional en eventos de promoción nacional e internacional e iniciativas de integración de carácter regional y mundial;

i. Establecimiento de medidas que garanticen el acceso de las personas a las bibliotecas del Sistema Nacional de Bibliotecas y de medidas que aseguren la prestación efectiva de sus servicios en forma acorde con los planes educativos, culturales, de conservación del patrimonio cultural  y de promoción del libro y la lectura;

j. Fortalecimiento, ampliación y dotación de bibliotecas del Sistema Nacional de Bibliotecas, mediante la coordinación de acciones, políticas públicas y de la provisión eficiente de recursos financieros, técnicos y humanos;

k. Adopción de medidas para el ejercicio de la profesión del bibliotecario;

l. Adopción de políticas para la actualización y formación técnica y profesional del personal bibliotecario y personas relacionadas con el fomento de la lectura;

m. Establecimiento de un sistema de información relativo  a las bibliotecas que integran el Sistema Nacional de Bibliotecas, características, servicios, acervos, y demás informaciones que puedan apoyar la construcción de la política en la materia;

n. Fomento del  libro y de la lectura a través de los medios de comunicación.

Artículo 8. Política Nacional de Fomento del Libro, de la Lectura y del Sistema Nacional de Bibliotecas.  El Estado, mediante las instancias e instrumentos  definidos en esta ley, adopta una  Política Nacional de fomento del Libro, de la Lectura y del Sistema Nacional de Bibliotecas, la cual debe ser incorporada, promovida y ejecutada, según el caso, a través de los planes nacionales, provinciales y municipales de desarrollo, por medio de las acciones y competencias públicas y privadas concurrentes,  según lo descrito en esta ley, y conforme a de los presupuestos públicos que deben asignarse y ejecutarse con este propósito en cada vigencia

 

CAPÍTULO III

Del Consejo Intersectorial para la Política del Libro, la Lectura y  las Bibliotecas

 

SECCIÓN I De la Creación

Artículo  9. Creación.  Se  crea  el  Consejo  Intersectorial  para  la  Política  del  Libro,  la
Lectura y las Bibliotecas CONLIBRO-.

Párrafo: El CONLIBRO es un organismo colegiado asesor y consultivo, sin personería jurídica y dependiente de la Secretaría de Estado de Cultura.

Artículo 10. Atribución. Asesorar al Poder Ejecutivo en la concepción y ejecución de las políticas de fomentos y accesos al libro y a la lectura, la industria editorial y al Sistema Nacional de Bibliotecas.

 

SECCIÓN II De la Integración
Artículo 11. Integración. El CONLIBRO está integrado de la siguiente manera:

a. El Secretario de Estado de Cultura, quien lo preside.

b. El Secretario de Estado de Educación.

c. El Secretario de Estado de Educación Superior, Ciencia y Tecnología.

d. El Director del Centro de Exportación e Inversión de la República Dominicana (CEI- RD).

e. Un representante de la Secretaría de Estado de Hacienda.

f. Una persona designada por el Presidente de la República,  de reconocida trayectoria en las actividades de que trata esta ley.

g. El Director General del Libro y la Lectura de la Secretaría de Estado de Cultura.

h. El  Director de la Biblioteca Nacional.

i. Tres (3) representantes de las Red Nacional de Bibliotecas Públicas escogidos del Distrito
Nacional y los municipios.

j. Dos (2) representantes de la Cámara Dominicana del Libro, designados por su representante legal.

k. Un representante de las universidades privadas.

l. Un representante de los colegios privados.

Párrafo I: El CONLIBRO, con la aceptación de su Presidente, puede invitar a representantes de entidades públicas y privadas, y particulares, en forma permanente o selectivamente según los temas requeridos.

Párrafo  II:  Dentro  de  treinta  (30)  días  siguientes  a  la  promulgación  de  esta  ley  la Secretaría de Estado de Cultura, propone al Presidente de la República, quien mediante Decreto, establece la forma de elección de los miembros de que tratan los Literales del i al l, así como el sistema de reuniones, quórum y demás disposiciones reglamentarias para el funcionamiento del CONLIBRO y de su Secretaría Técnica que será ejercida por la Secretaría de Estado de Cultura.

Párrafo III: Los representantes designados según  Literales de la i al l tienen un período máximo de tres (3) años, no reelegibles.

Párrafo IV: La Secretaría de Estado de Cultura puede integrar si lo estima necesario, comités técnicos en las áreas de competencia del CONLIBRO y fijar sus funciones eminentemente técnicas y su remuneración.

Artículo 12. Incorporación de Nuevos Miembros. El Poder Ejecutivo puede, cuando lo considere necesario, incorporar mediante decreto nuevos miembros que representen a los diversos sectores nacionales y territoriales involucrados con las materias de esta ley.

SECCIÓN III

De la Instalación y los Recursos

Artículo 13. Instalación. El CONLIBRO debe ser instalado dentro del término de sesenta
(60) días a partir de la entrada en vigencia de esta ley.


Artículo 14. Recursos Para su Funcionamiento. En los presupuestos de La Secretaría de Estado de Cultura se proveerán los recursos necesarios para el adecuado funcionamiento del CONLIBRO y de los comités que se creen.

SECCIÓN IV De las Funciones
Artículo 15.  Funciones. Son funciones del CONLIBRO, las siguientes:

a. Definir la Política Nacional de fomento del Libro, la Lectura y del Sistema Nacional de Bibliotecas la cual requiere adopción mediante decreto del Poder Ejecutivo y deben promoverse y ejecutarse en la forma prevista en esta ley;

b. Asesorar al Poder Ejecutivo en la formulación de planes y programas para el fomento del libro y la lectura y el desarrollo del Sistema Nacional de Bibliotecas;

c. Servir como órgano de concertación entre el Poder Ejecutivo y las instituciones, bibliotecas, sectores y personas gubernamentales y privadas vinculadas al desarrollo del libro y la lectura, y demás que realicen actividades en las materias de que trata esta ley, y promover relaciones de cooperación entre éstas;

d. Alentar la conformación de redes nacionales y territoriales de lectura que vinculen a la población estudiantil, la familia y las comunidades en forma acorde con los planes educativos, culturales, de conservación del patrimonio cultural y de promoción del libro y la lectura, e impulsar ante las instancias competentes el cumplimiento de políticas y programas para la formación de lectores;

e. Promover la adopción de medidas respecto de las autoridades en el territorio nacional, el Distrito Nacional, las provincias y municipios, para el fortalecimiento, ampliación y dotación      de bibliotecas del Sistema Nacional de Bibliotecas y para su gestión efectiva dentro de los propósitos de esta ley;

f. Promover la adopción de políticas, instrumentos jurídicos, económicos y administrativos, y programas de promoción de la industria editorial nacional, campañas de adquisición de libros con énfasis en la empresa y economía local, así como acciones de apoyo a la exportación y comercialización del libro;

g. Promover la adopción de medidas e instrumentos de fomento para la capacitación y la educación continuada de los agentes de la producción y circulación del libro, incluso en los programas del Estado sobre fomento empresarial e industrial, así como la capacitación y educación continuada de los trabajadores y personal bibliotecario de las bibliotecas integrantes del Sistema Nacional de Bibliotecas;

h. Promover la construcción de indicadores de lectura y la elaboración de diagnósticos y estudios en las materias objeto de su competencia;


i. Promover ante las instancias competentes, cuando sea el caso, la revisión del régimen de incentivo tributario y fomento previsto en esta ley, o la adopción de nuevas medidas de incentivo, apoyo económico y facilitación en el ámbito crediticio, financiero, aduanero y de comercio exterior, en forma que contribuya a la consecución de los fines trazados en esta ley;

j. Promover la adopción de instrumentos y políticas que alienten una cultura de respeto al derecho de autor y cooperar con las instituciones públicas y privadas  en la materia.

CAPÍTULO IV

Del Régimen de Incentivo a la Industria Editorial, a la Oferta de Libros y  la
Creación Literaria

Artículo 16. Industria Editorial. La actividad de editar libros, los procesos gráficos y técnicos relacionados con la misma, así como la actividad de distribución y venta de libros, tienen carácter de industria para todos los efectos legales y de promoción económica y sectorial.

Párrafo: Estas actividades tienen acceso a los planes y programas de crédito y fomento industrial en las condiciones de cuantías, garantías, intereses y plazos que defina el Estado dentro de sus políticas de desarrollo para las demás industrias.

Artículo 17. Bienes no Gravados con ITBIS. La importación de libros y productos editoriales afines de carácter científico y cultural, así como la venta en la República Dominicana de libros y productos editoriales afines de carácter científico y cultural, quedan exentos  del  impuesto sobre la transferencia de bienes industrializados y servicios -ITBIS-.

Artículo 18. Exención del ITBIS a la Industria Editorial. Quedan exentas del ITBIS la cadena de producción de libros y productos editoriales afines en sus componentes gráficos y de impresión en el país, según reglamentación del Poder Ejecutivo.

Artículo 19. Incentivo a la Actividad Empresarial Editorial. Las empresas editoriales, así como aquéllas empresas dedicadas a los procesos de impresión, gráficos y técnicos relacionados con dicha actividad, siempre que estén constituidas en la República Dominicana como personas jurídicas dedicadas exclusivamente a la impresión, edición o publicación de libros y productos editoriales afines de carácter científico o cultural, quedan exentas del pago del impuesto sobre la renta por un período de diez (10) años, siguientes a la entrada en vigencia de esta ley.

Párrafo: Para la aplicación del incentivo a que se refiere el presente artículo la impresión, edición y publicación debe realizarse en la República Dominicana.

Artículo  20.  Incentivos  a  las  Librerías.  Las  librerías  que  estén  constituidas  como personas jurídicas, gozan del mismo incentivo establecido en el Artículo 19.


Artículo 21. Importación  de Papel e Insumos. Las importaciones de papel, originales, fotografías, películas, grabados, cartones, planchas, tintas litográficas, materias primas e insumos, maquinaria y equipo para la impresión o edición de libros y productos editoriales afines  de  carácter  científico  o  cultural  en  el  país,  quedan  exentas  de  impuestos  y gravámenes aduaneros.

Artículo 22. Importación de Libros y Productos Editoriales Afines de Carácter Científico  o  Cultural.  Las  importaciones  de  libros  y  productos  editoriales  afines  de carácter científico o cultural, quedan exentas de impuestos y gravámenes aduaneros.

Artículo 23. Exportación. Las exportaciones de libros, revistas, folletos, coleccionables seriados o publicaciones de carácter científico o cultural, editados e impresos en la República Dominicana quedan exentas de todo gravamen.

Artículo 24. Exención del Impuesto de Renta a Autores y Traductores. Quedan exentos del impuesto sobre la renta los ingresos que por concepto de derecho de autor perciban los autores y traductores de libros de carácter científico o cultural, editados e impresos en la República Dominicana.

Párrafo: Los ingresos que por el mismo concepto obtengan los autores que sean nacionales dominicanos por libros editados e impresos en el exterior.

Artículo 25. Exención de Impuestos para Obras Literarias Premiadas. Los premios obtenidos  por  autores  nacionales  dominicanos  por  concepto  de  obras  literarias  en certámenes nacionales e internacionales de carácter cultural, quedan exentos de ITBIS, incluida su importación,  así como del impuesto sobre la renta.

Artículo 26.  Compatibilidad de Incentivos. Los incentivos establecidos en esta ley son compatibles con los que se encuentren previstos en otras normas vigentes.

Artículo 27. Tarifas Postales. Los libros gozan de tarifa postal preferencial o reducida, de acuerdo con la ley nacional y con los convenios postales internacionales.

Párrafo: El Poder Ejecutivo alentará la adopción de estas tarifas preferenciales mediante convenios de cooperación.

 

CAPÍTULO V
Del Sistema Nacional de Bibliotecas

 

Artículo 28. Sistema Nacional de Bibliotecas. El Sistema Nacional de Bibliotecas  está constituido por las instituciones públicas del nivel nacional y territorial que ejercen competencias sobre las bibliotecas que lo integran.

Párrafo I: A través de instancias, competencias, funciones y mecanismos que integran el Sistema  Nacional  de  Bibliotecas  y  que  se  regulan  en  esta  ley,  se  pretende  conjuntar acciones que permitan el logro de los fines generales trazados en esta ley en procura del desarrollo social, cultural y económico del pueblo dominicano.

Párrafo II: Esta ley se aplica a las bibliotecas existentes en el territorio nacional.

Párrafo III: Sus disposiciones referidas en particular a algún tipo de biblioteca o red de bibliotecas  se aplican con exclusividad a éstas.

Párrafo IV: Los archivos   se excluyen de la aplicación de la presente ley, los cuales se ciñen a sus normas particulares.

SECCIÓN I

De las Bibliotecas que Integran el Sistema Nacional de Bibliotecas

Artículo 29. Bibliotecas Integrantes. Son bibliotecas integrantes del Sistema Nacional de
Bibliotecas las siguientes:

a)         Biblioteca Nacional. La Biblioteca Nacional es la biblioteca central del Estado dominicano la cual cumple las funciones que señalen sus normas de creación, así como las siguientes:

1)      Conservar,   preservar,   proteger,   registrar,   difundir,   organizar   e incrementar, el patrimonio cultural bibliográfico y hemerográfico nacional, contenido en cualquier soporte;

2)      Servir  como  entidad  prestadora,  de  custodia  y  expositora  de  la bibliografía                       nacional    y    de    aquella    producción    bibliográfica correspondiente a la cultura universal que por su carácter merezca ser incluida en el acervo de la Biblioteca Nacional;

3)      Prestar servicios de consulta al público, a investigadores y estudiosos, según destinatarios que se definan de conformidad con las políticas sectoriales    y    sin    menoscabo    de    su    función    eminentemente conservadora;

4)      Velar por el cumplimiento de la legislación sobre Depósito Legal y organizar  y  mantener  el  Depósito  Legal,  de  conformidad  con  las normas legales vigentes y con la  reglamentación del Poder Ejecutivo;

5)      Diseñar, organizar y desarrollar planes y programas de divulgación cultural del patrimonio bibliográfico que contribuyan a fortalecer la identidad nacional;

6)      Cooperar  con  entidades  científicas,  culturales  y  educativas  que desarrollen en el ámbito nacional e internacional programas similares de  preservación del patrimonio cultural y de difusión de éste;

7)      Dirigir la publicación de ediciones que contribuyan a la difusión del patrimonio bibliográfico y hemerográfico nacional y a la divulgación de programas culturales;

8)      Asistir y coordinar con la Secretaría de Estado de Cultura-Dirección General del Libro y la Lectura, lo pertinente  a la adopción de normas técnicas con destino  a la Red Nacional de Bibliotecas Públicas;

9)      Fomentar  el uso de los servicios bibliotecarios y el hábito de lectura.

b)         Bibliotecas Públicas. Las bibliotecas públicas son organizaciones sociales al servicio público de la comunidad cuyos procesos de planificación, administración y gestión están dirigidos a:

1)      Proveer  de  servicios  de  acceso  y  disponibilidad  de  información  a través de una infraestructura bibliotecaria competente para responder a diversos perfiles de necesidades de información;

2)      Brindar acceso equitativo a todos los miembros de la comunidad, de manera presencial o virtual, sin ningún tipo de limitación por razón de la condición de los usuarios;

3)      Servir  de  apoyo  para  la  comunidad  en  la  que  estén  ubicadas, contribuyendo al mejoramiento educativo, cultural, social y económico de la población.

c)         Red  Nacional  de  Bibliotecas  Públicas.  El  conjunto  de  bibliotecas  que trabajan de manera articulada en la prestación de este tipo de servicio se denomina para efectos de esta ley y de las políticas sobre la materia como Red Nacional de Bibliotecas Públicas;

d)         Bibliotecas  Móviles.  Son  bibliotecas  públicas  de  naturaleza  móvil,  que tienen  por  objeto  crear  el  hábito de  lectura,  a  la  vez  que  un  centro  de recursos educativos y culturales que integra diversas actividades y servicios a los que todo usuario puede tener acceso;

e)         Red  Nacional  de  Bibliotecas  Móviles.  El  conjunto  de  bibliotecas  que trabajan de manera articulada en la prestación de este tipo de servicio se denomina para efectos de esta ley y de las políticas sobre la materia como Red Nacional de Bibliotecas Móviles. Esta denominación modifica la denominación de Sistema Nacional de Bibliotecas Móviles utilizada en el Artículo 41 de la Ley que crea la Secretaría de Estado de Cultura,

f)         Bibliotecas Escolares. Las bibliotecas escolares pertenecientes a colegios públicos        o   privados   son   aquellas       destinadas   a   prestar   servicios bibliotecarios a la comunidad educativa de las instituciones escolares;

g)         Red Nacional de Bibliotecas Escolares. El conjunto de bibliotecas que trabajan de manera articulada en la prestación  de este tipo de servicio se denomina para efectos de esta ley y de las políticas sobre la materia como Red Nacional de Bibliotecas Escolares. Esta denominación modifica la denominación de Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas utilizada en el Artículo 41 de Ley que crea la Secretaría de Estado de Cultura;

h)         Bibliotecas Universitarias. Las bibliotecas universitarias pertenecientes a universidades públicas o privadas,  son aquellas  destinadas principalmente a prestar servicios bibliotecarios a la comunidad universitaria;

i)          Red Nacional de Bibliotecas Universitarias. El conjunto de bibliotecas que trabajan de manera articulada en la prestación  de este tipo de servicio se denomina para efectos de esta ley y de las políticas sobre la materia como Red Nacional de Bibliotecas Universitarias;

j)          Bibliotecas  Privadas.  Son  aquellas  bibliotecas  de  propiedad  privada  no declaradas en una categoría protegida del patrimonio cultural;

k)         Bibliotecas  Privadas  Declaradas  Patrimonio  Cultural.  Son  aquellas bibliotecas de propiedad privada que mediante los procedimientos legales sean declaradas en una categoría protegida del patrimonio cultural;

l)          Centros de Documentación. Los centros de documentación son aquellos pertenecientes a entidades públicas o entidades o personas de carácter particular     destinados   a   la   prestación   de   servicios   de   información especializada. En el ámbito de su especialidad cumplen funciones similares a las de las bibliotecas especializadas.

Artículo   30.   Deberes   de   los   Propietarios   de   Bibliotecas   Privadas   Declaradas Patrimonio Cultural. Los propietarios de bibliotecas declaradas en categorías protegidas del  patrimonio  cultural,  deben  cumplir  con  las  obligaciones  de  conservación, mantenimiento y restricción que se impongan con la declaratoria de la respectiva biblioteca en una categoría protegida del patrimonio cultural y proveer las informaciones que el Sistema Nacional de Información y Registro Bibliotecario le solicite, como en lo sucesivo lo establezca la presente ley.

SECCIÓN II

Disposiciones Generales del Sistema Nacional de Bibliotecas

Artículo 31. Disposiciones Generales. Se establecen las siguientes disposiciones generales respecto de las bibliotecas integrantes del Sistema Nacional de Bibliotecas que en cada caso


se señalan, además, de las funciones y la prestación de los servicios bibliotecarios   que determinen sus normas propias:

a)         Los servicios a cargo de las bibliotecas que integran la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, la Red Nacional de Bibliotecas Móviles, la Red Nacional de Bibliotecas Escolares, la Red Nacional de Bibliotecas Universitarias, y la Biblioteca Nacional se consideran un servicio público.

b)         Las bibliotecas de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas les compete reunir, organizar, y ofrecer al público una colección de materiales bibliográficos, gráficos, informáticos y audiovisuales, entre otros, que permitan a todas las personas tener acceso a una información actualizada y acorde con las características culturales y educativas de la población en el área geográfica en que la respectiva biblioteca preste servicios.

c)         Las  bibliotecas  públicas  cooperan  entre  sí  mediante  el  intercambio  de información, coordinación de adquisiciones y préstamo interbibliotecario.

d)         Promover el uso de los servicios bibliotecarios por parte de las personas y conservar y enriquecer el patrimonio bibliográfico, cuya custodia les está encomendada.

e)          Los servicios de consulta a cargo de las bibliotecas que integran la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, la Red Nacional de Bibliotecas Móviles, y la  Biblioteca  Nacional  se  prestan  en  forma  gratuita  y  en  tiempos  no inferiores a los que señale el reglamento que emita la Secretaría de Estado de Cultura, según las particularidades de las mismas.

f)         Los servicios bibliotecarios a cargo de las bibliotecas que integran la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, la Red Nacional de Bibliotecas Móviles, y la Biblioteca Nacional y las bibliotecas de la Red Nacional de Bibliotecas Escolares, así como de la Red Nacional de Bibliotecas Universitarias serán establecidos en el reglamento de aplicación de la presente ley.

g)         En la gestión bibliotecaria y en los servicios bibliotecarios se garantiza el respeto a las disposiciones legales en materia de derechos de autor, evitándose entre otros, cualquier forma de reprografía ilegal.

h)         En ningún caso los servicios de préstamo bibliotecario al público pueden ser materia de cobro, canon o derecho alguno.

i)          Para  el  caso  de  bibliotecas  pertenecientes  al  Estado  los  libros  son clasificados en los inventarios y contabilidad, como bienes de consumo, es decir, bajo la naturaleza de los bienes que desaparecen con su uso.

j)          Para efectos de la prestación de servicios bibliotecarios de carácter técnico, las bibliotecas que integran la Red de Nacional de Bibliotecas Públicas, la


Red Nacional de Bibliotecas Escolares, la Red Nacional de Bibliotecas Universitarias, y la Biblioteca Nacional, así como en cualquier otra clase de biblioteca perteneciente a entidades del Estado, éstas deben contar preferiblemente con personal que acredite profesión de bibliotecólogo o con personal que cumpla los requisitos de equivalencia por experiencia definidos en esta ley.

k)         Las bibliotecas integrantes de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, Red Nacional    de    Bibliotecas    Escolares,    Red    Nacional    de    Bibliotecas Universitarias, y la Biblioteca Nacional deben prestar los servicios bibliotecarios de conformidad con las previsiones de esta ley, y en consonancia con las finalidades que las inspiran y con la Política Nacional de fomento del Libro, de la Lectura y del Sistema Nacional de Bibliotecas y promover la participación del sector privado en el mantenimiento y mejoramiento de los servicios bibliotecarios a su cargo.

l)          La Secretaría de Estado de Cultura en coordinación con la Secretaría de Estado de Relaciones Exteriores propenden porque en cada representación diplomática de la República Dominicana acreditada en el exterior, se establezca una biblioteca, cuyas características mínimas deben ser  reguladas por el reglamento de aplicación de la presente ley.

m)        Las empresas constituidas como personas jurídicas en el país que cuenten con un número de mil (1000) empleados o más deben establecer una biblioteca para el servicio de los empleados y su grupo familiar, según características mínimas establecidas en el reglamento de aplicación de esta ley.

Párrafo: Se confiere un plazo de dos (2) años para el cumplimiento de las disposiciones establecidas  en el Literal m del presente artículo.

 

Artículo  32.  De  los  Servicios  de  Acceso  para  la  Población  Discapacitada.  Las bibliotecas a que se refiere el Literal f del Artículo 31, deben contar con servicios de acceso y de consulta especializados para población con discapacidades físicas o sensoriales de conformidad con la legislación vigente sobre la materia y, en ausencia de ésta, según reglamento que dicte el Poder Ejecutivo.

 

CONTINUA..


Escribir un comentario

Ley de Libro y Bibliotecas

Identifícate