Una nueva Biblioteca Nacional para la era digital

Escrito por

arte del equipo digital disponoble en las salas de la nueva BNPHU

 

Tras cuatro años de espera y con una inversión que supera los 1,200 millones de pesos, finalmente la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña (BNPHU) avanza hacia la terminación de su remodelación total.

Así que pronto el país podrá disponer de la calidad de los servicios que se ofrecerán en las nuevas instalaciones.

Los trabajos están a nivel de detalles finales y a su término, el público se encontrará con dos edificios agregados; un vasto auditorio con 400 butacas, salas de video-conferencias y salones para conciertos y seminarios, así como salas especializadas para investigadores, entre otros servicios e instalaciones.

El director de BNPHU, Diómedes Núñez Polanco, está entusiasmado por el ritmo y progreso que lleva la obra. Mantiene la esperanza de que la institución siga siendo, con su nuevo aspecto y estructura operativa, el mayor reservorio de todo el acervo fílmico, fotográfico y bibliográfico del país, para conservarlo, defenderlo y difundirlo.

Como soporte del plan de desarrollo del sistema nacional de bibliotecas, la BNPHU ha recibido asistencia económica de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), que aportó 500 mil euros, y el gobierno de China-Taiwán, 533 mil dólares.

El plan es convertir a la Biblioteca Nacional en la cabeza de una red piloto de bibliotecas públicas, contando esencialmente con una capacidad tecnológica actualizada. Hasta ahora la red cuenta con 12 unidades y se contempla agregar otras ocho, atendiendo a una propuesta de la Liga Municipal Dominicana (LMD), con la cual ya se han hecho acuerdos en ese sentido. Muestra del éxito alcanzado por esta red es la Biblioteca Pública de Villa Duarte y la de Maimón, a reinaugurarse próximamente.

“Será un conjunto de bibliotecas modelos, las cuales tendrán aulas, cibercafé, tecnología y proveerán información y orientación de calidad, no solo a sus visitantes, sino, además, a las otras bibliotecas del país”, explica el director. Otra novedad será que en caso de que una de las bibliotecas de la red no posea un texto y otra sí, ésta podrá suministrarlo en calidad de préstamo a los usuarios a través de un correo expreso, gratuito, acordado con el Instituto Postal Dominicano (Imposdom).

Con los nuevos cambios, vistos como una oportunidad para aprovechar el avance tecnológico, los espacios serán convertidos en centros para el debate y la difusión de los problemas nacionales y de investigación para intelectuales y científicos, cosas que, según el director Núñez Polanco, “le dan un valor agregado a las sociedades en la generación de conocimientos”.

Contenido

Conscientes de que “solo puede convertirse en conocimiento aquella información organizada, para así transformar a la sociedad”, se está haciendo énfasis en la reestructuración de todo el contenido en la BNPHU.

Los usuarios no pagarán por los servicios ni uso de los medios, que serán de máxima calidad.

Se dispondrá de un portal en la Web con una vasta base de datos y facilidades de acceso con vinculación a otros centros. Cada biblioteca tendrá su página web. El software en uso es israelí, con capacidad para desarrollar muchas actividades.  También ha sido adquirido un software (audio y escáneres) para discapacitados, y todas las bibliotecas de la red tendrán una sala general de libros, espacio infantil y para discapacitados, área digital y hemeroteca.

La Biblioteca Nacional sólo es responsable de las funciones técnicas y metodológicas, consignadas en la ley de libros y bibliotecas, no así de la parte administrativa. Le corresponde dotar de tecnología, capacitación, asistencia técnica y metodológica a las bibliotecas, ya que cada biblioteca tendrá un patronato que dará seguimiento al proceso.

La capacitación del personal técnico de apoyo ha sido esencial. Varios han viajado a Puerto Rico con ese propósito y se han impartido cursos de capacitación en el área de la Comunicación, Información y Bibliotecología, junto a la Universidad de Puerto Rico, recinto Río Piedras, Funglode, la UASD y la Universidad de Madrid, procurando una formación y capacitación a todos los niveles.

Como resultado de una efectiva coordinación y labor interinstitucional entre la Biblioteca Nacional, la Universidad Autónoma de Santo Domingo y Funglode, ya se podrá cursar la Licenciatura en Bibliotecología en el alto centro de estudios, a partir de agosto de 2012.

Presencia internacional

content image 629 1350415960

La Biblioteca Nacional ha tenido una presencia constante y destacada en eventos internacionales, como en la XXI Asamblea General de la Asociación de Estados Iberoamericanos para el Desarrollo de las Bibliotecas Nacionales de los Países de Iberoamérica, celebrada en Argentina, y en la 79 Asamblea General y Congreso Mundial de Bibliotecas e Información, realizada en Suecia. También organizó el Coloquio Internacional Pedro Henríquez Ureña y la Revolución Mexicana, en su primer centenario, con más de 18 conferencistas y panelistas de diversas instituciones.

Proyectos
Recientemente, finalizó uno de los cursos talleres sobre Desarrollo de Colecciones, dirigido al personal de los departamentos de Procesos Técnicos, Desarrollo y Colecciones, Depósito Legal y Auxiliares en Bibliotecología y Ciencias de la Información, impartido por el doctor Víctor F. Torres, del mismo centro de altos estudios.

Otros proyectos ambiciosos en marcha son la creación del primer y único Centro de Estudios y Documentación de la Diáspora Dominicana con que contará el país y el Centro de Estudios y Documentación del Caribe, en torno al cual un equipo de renombrados investigadores sociales, intelectuales, escritores, historiadores y gestores culturales dominicanos y residentes en el extranjero, trabajan afanosamente.

Asimismo, se pone en funcionamiento un Servicio Especializado para Investigadores.

Ampliación de la bibliografía

content image 630 1350416023

 

La BNPHU contó durante mucho tiempo con menos de 200 mil ejemplares y se tiene la meta de que en determinado tiempo llegue a un millón de ejemplares, para lo cual se dispondrá de un presupuesto para adquirir nuevas colecciones, obras de historia y literatura hispanoamericana y obras de los clásicos dominicanos, así como reponer otras.

Previo a esto se pusieron en circulación el primer número de la revista “Tomo y Lomo”; los textos “La Guerra de los Locutores Abril 1965”, de José Antonio Núñez Fernández y “La Otra Guerra de Abril, de Pedro Pablo Fernández”.

Todo esto ocurre en el marco de la Ley del Libro y Bibliotecas, 502-08, y del Segundo Censo de Bibliotecas, que constituyen un gran impulso, no solo a la promoción del libro, sino más bien, para el fortalecimiento y desarrollo del Sistema Nacional de Bibliotecas.

 Desarrollo técnico

En tecnología, la BNPHU dispondrá de un software y una plataforma informática correspondiente a los estándares mundiales.
“Contamos ya con el software Aleph 500, que es el que usan grandes bibliotecas del mundo, como las de Chile y México, que se usa para registrar, catalogar y desarrollar todos los procesos de almacenamiento y organización bibliotecarias, no sólo de libros, sino desde el punto de vista de la administración en sí misma”, revela Núñez Polanco.

Para tales fines, profesionales y técnicos de diferentes nacionalidades laboran en la reorganización y procesamiento de las colecciones bibliográficas con el famoso y moderno sistema de gestión. Asimismo, se dan los toques finales al portal web institucional, a través del cual los usuarios podrán hacer consultas y rastrear informaciones de todas las bibliotecas del mundo en red, además de la red nacional,

A sus 40 años de creada, el nuevo proyecto arquitectónico podría estar concluido a finales de este año o a principios del próximo.